Trucos para organizar tu casa y simplificar tu vida

Una mente ordenada se refleja en una casa ordenada…y viceversa

Vivimos en una sociedad de consumo, en la sociedad de la acumulación, en la de “tanto tienes, tanto vales”. La presión social, la publicidad o el mero aburrimiento nos llevan a comprar cosas que realmente no utlizamos y acaban abandonadas y olvidadas en un cajón… Podríamos “actualizar” el refrán y decir que muchas veces “compramos por encima de nuestras posibilidades”.

Esta costumbre no sólo es perjudicial para nuestros bolsillos, sino que también perjudica al entorno en el que vivimos. Cada vez vivimos en casas más pequeñas y cada vez tenemos más cosas por lo que el problema del espacio y el orden es algo común en la mayoría de los hogares. Y lo más absurdo es que nos cuesta desprendernos de esas cosas que casi no utilizamos o que ni siquiera hemos llegado a estrenar. Siempre tenemos una excusa, un “por si acaso” (algunos hablan ya del “Síndrome de Diógenes emocional”), pero no es más que un síntoma de que estamos postergando decisiones, no sólo en relación a estos objetos, sino a nuestra vida en general. Una casa ordenada es el reflejo de una psique ordenada; cuando no podemos desprendernos de estas “ataduras” es porque tampoco podemos cortar otros lazos en otras parcelas de nuestra vida. Cuando por fin decidimos desprendernos de esas cosas, experimentamos una sensación de alivio, de liberación, de haber solucionado problemas pendientes; es una auténtica terapia. Parece que cuando ponemos orden en nuestra casa, lo ponemos también en nuetra mente. Y lo mejor de todo es que ganaremos espacio en nuestras viviendas e incrementaremos aún más esa sensación de confort y bienestar (una casa en orden transmite paz) que experimentamos al desprendrenos de lo que no usábamos.

 

Acumulación: la enfermedad del S.XXI

La cuestión de la acumulación material y el problema del orden de los hogares es endémica y ha llegado a tal punto que ha surgido una nueva profesión: las organizadoras a domicilio. Tanto te ayudan a hacer una mudanza, como a organizar una cocina, un salón, un armario… Para realizar estas tareas no sólo tienen que tener nociones de análisis espacial, sino conocer nuestros hábitos de consumo y tener conocimientos de psicología aplicada. En España esta figura profesional acaba de surgir, sobre todo de la mano de emprendedoras, pero en otros países como Estados Unidos o Japón, que destacan por su elevado nivel de consumo y su falta de espacio, respectivamente, lleva establecida varios años y con un nivel de profesionalización mayor.

Resulta increíble que hayamos podido llegar hasta esos extremos. Pero la realidad es esta, piensa: ¿cuántas veces rebuscando en tu armario te has encontrado con prendas que ni siquiera recordabas que tenías?. Lo mismo te habrá ocurrido si un día te pones a revisar en profundidad lo que guardas en cualquier cajón, o lo que tienes en los armarios de la cocina.

 

Economía colaborativa: más que una forma de consumo

Lo bueno, es que nosotros sí podemos hacer algo para ponerle remedio a la situación aunque no lo creamos. Y haciéndolo nosotros mismos nos beneficiaremos del “efecto teurapéutico” que tiene poner orden en un espacio. No lo postergues más y no pongas más excusas: con decisión no te llevará tanto tiempo. Olvida los “por si acaso”. Vacía armarios, cajones, estantes y revisa el desván. Todo aquello que encuentres y que no te acordabas de que lo tenías, debe salir de tu hogar. Hasta este momento no existía para ti, así que ¿por qué ibas a echarlo de menos ahora?. Y esto aplícalo a todo: ropa, electrónica, papeles, joyas, utensilios de cocina, mobiliario, etc. Con el resto de objetos haz una clasificación: lo que tienes repetido (por ejemplo móviles viejos, mp3, cámaras, vajillas…), lo que usas poco, lo que no te gusta demasiado y lo que verdaderamente usas. Los datos hablan: sólo usamos un 20% de todo lo que poseemos. Una vez hecha la clasificación, la decisión está tomada. Aunque en un momento parezca que duele deshacerse de algo, al final te sentirás aliviado, te lo aseguramos. Todo aquello que no está entre lo que uses mucho o con una frecuencia aceptable para mantenerlo puedes venderlo, donarlo, hacer trueque… La economía colaborativa, que ha experimentado un fuerte desarrollado gracias a las plataformas de internet, nos ofrece muchas alternativas para gestionar nuestras pertenencias sin que acaben en un vertedero contaminando el medio ambiente. Elijamos la opción que elijamos (vender, regalar, hacer trueque), le estaremos dando una nueva vida útil a objetos que aún están en buen estado, permitiendo que otros los disfruten.

Si lo que decides es vender, puedes recuperar hasta un 40% del valor inicial de un objeto. ¿Habías pensado alguna vez en la cantidad de dinero que tienes invertida en objetos que guardas y ya no usas? Tu dinero no sólo está en el banco… Y hacerlo, es más fácil de lo que piensas. Como comentábamos antes, con el desarrollo de internet han surgido un montón de plataformas para vender, regalar, hacer trueque o intercambiar productos y servicios. Están los portales de anuncios, como el nuestro, para vender (vivienda, motor, electrónica… existen un montón de categorías), las apps que te permiten ponerte en contacto con conductores para compartir trayecto y gastos (útil para los que han decidido hasta desprenderse del coche), otras aplicaciones con geolocalización te permiten poner a la venta prendas y accesorios a personas cercanas a tu ubicación, webs en las que te puedes registrar para alojarte en la vivienda de alguien que la ha puesto a disposición y ofrecer también la tuya, si lo deseas… las posibilidades son prácticamente infinitas y cada día aparecen más. En esta web tienen un directorio en el que puedes conocer algunas de ellas.

Las personas que se suman a esta forma de consumo quedan satisfechas: ahorran dinero, conocen gente y sienten satisfacción por estar consumiendo de un modo más inteligente y por cuidar del medio ambiente; ya no se sienten “dominados por sus pertenencias”. Y para los escépticos: estas plataformas son más seguras de lo que parecen. En internet no puedes esconderte, si estafas a alguien, queda en tu historial y nadie querrá volver a comprarte algo, compartir un viaje o alojarse en tu casa. Los que usan estas plataformas lo hacen en el 99% de los casos de forma honesta, porque si quieres seguir haciéndolo, tu historial tiene que ser impecable.

 

¿Quieres comenzar a vivir con menos ataduras? Pues empieza ya a revisar cajones y armarios. Una vez que pruebes, no querrás volver a tu vida anterior. La clave para mantener ese orden será tener la mente más fría a la hora de comprar; tener claro que cuando compremos algo nuevo, algo similar debe salir de nuestro hogar; aprovechar mudanzas y cambios de estación para volver a “dar un repaso” a nuestras pertenencias y siempre devolver las cosas a su sitio. Sencillo, ¿no?

 

 

 

 

Artículo
Nombre del artículo
Trucos para organizar tu casa y simplificar tu vida
Descripción
Si encuentras cosas que no sabías que tenías y otras no las encuentras, necesitas organizar tu casa. Ganarás en bienestar y simplificarás tu vida.
Autor

Dejar un commentario

Por favor introduce tu nombre. Por favor introduce un correo electrónico válido. Por favor agrega un comentario.