Moda vintage: una oportunidad para el mercado de segunda mano

La moda vintage está en auge

Los objetos vintage son aquellos que han sido fabricados en épocas pasadas. Pero no vale cualquier objeto viejo, sino que tiene que estar en buen estado y tener una cierta calidad. Distinguimos lo vintage de lo retro porque lo primero hace referencia a productos originales fabricados en décadas anteriores; en cambio un producto retro ha sido fabricado en la actualidad basándose en el estilo de otra época.

 

¿Por qué ha resurgido el gusto por los objetos vintage?

Es la pregunta que nos hacemos todos. ¿Acaso no hay buenos diseños en la actualidad y con mejores prestaciones? Normalmente es así pero entran en juego otros factores; de ahí nace lo retro: objetos fabricados en la actualidad, aprovechando toda la innovación en la calidad y procesos de fabricación, pero con una estética basada en el pasado. Por lo tanto, el kit de la cuestión está en la estética y en una cuestión sentimental. La nostalgia vende y esto las marcas lo saben; por ello crearon la estética retro.

Tendemos a pensar que cualquier tiempo pasado fue mejor y aunque casi nunca es cierto (todas las épocas han tenido su parte positiva y negativa), lo cierto es que nuestra mente, con el paso del tiempo, tiende a olvidar los acontecimientos negativos y a idealizar el pasado como modo de protegerse. Eso nos lleva a que en la situación ecónomica y socialmente difícil que estamos viviendo en la actualidad veamos el pasado como un refugio, una vía de escape. Esto se ha visto reflejado incluso en las series de televisión de más éxito; tenemos ejemplos en Downton Abbey, ambientada en la época victoriana, o Mad Men, ambientada en los años 50. Y a su vez, las series han venido a reforzar el gusto por lo vintage. Sobre todo Mad Men ha tenido una fuerte influencia en el revival de los 50 que se ha producido en los últimos años, tanto en la moda como en la decoración.

moda vintage

vestuario vintage Mad Men

Otra de las razones que nos han llevado al gusto por lo vintage es el cambio en los modelos de producción. En todos los sectores hoy predomina la fabricación en cadena y han desaparecido los oficios artesanales. Se produce en masa y de una manera globalizada; prácticamente no existen los mercados locales. Puedes comprar lo mismo en Tokyo, Nueva York o Barcelona. Esto puede tener ciertas ventajas pero llega un momento en que se produce una saturación en el mercado. Los individuos necesitan sentirse especiales, buscamos diferenciarnos. Y ya que en la actualidad esto es una misión casi imposible, recurrimos al pasado, a los objetos vintage. De este modo nos aseguramos que nuestra pieza es única y que detrás hay una producción artesanal.

Antes de la gran masificación y globalización del consumo, los únicos que recurrían a los objetos viejos o de segunda mano (sí, antes no se llamaban vintage) eran casi siempre personas con pocos recursos que no podían permitirse comprar algo nuevo. Pero el panorama ha cambiado y hoy esos objetos se han revalorizado tanto, por su originalidad y labor artesanal, que prácticamente se han convertido en lujo y son objeto de deseo de gran parte de la población.

joya vintage

Quien tiene la oportunidad busca en el armario de sus antepasados, en los baúles, desvanes… deseando encontrar desde ropa, joyas, relojes o muebles hasta objetos de decoración. Y para los que no tienen esa suerte, las marcas ya se han encargado de satisfacer la demanda. Sobre todo en el sector de la moda, se han recuperado prendas de grandes diseñadores que podemos ver en las alfombras rojas de los eventos. A menor escala se han creado tiendas donde se encuentran todo tipo de objetos vintage. Y cuando en un determinado sector se encuentra poco material, se recurre a crear objetos retro; así se han vuelto a fabricar los relojes Casio de los 80, triunfan las Vespas, el nuevo Mini es un icono de estilo, Ikea diseña muebles con líneas de los años 50, etc.

mobiliario vintage

¿Dónde vender objetos vintage?

La buena noticia, si tienes la suerte de tener objetos vintage a tu alcance, es que hoy, gracias a internet y al mundo de las apps, el usuario manda y vender no tiene por qué ser una tarea exclusiva de las empresas. El mercado de segunda mano ha crecido de forma espectacular (en algunos sectores como el inmobiliario o el motor supera a las ventas de artículos nuevos) por lo que es fácil poner cualquier cosa a la venta y encontrar compradores interesados. La forma más evidente de vender estos artículos vintage es recurrir a los portales de anuncios pero hoy existen también páginas web y apps dedicadas a vender objetos de segunda mano, muchas de ellas basadas en la geolocalización, lo que facilita la venta. Tenemos ejemplos como Wallapop, Yume, Chicfy (exclusivamente para moda), Mi trastero o Depop entre otras. Y en el terreno de las páginas web destacamos Circa (venta de joyas), Lemoncash o Percentil (venta de ropa de niños).

Si lo que te interesa es comprar con estas 2 opciones (los portales de anuncios y las webs y apps) lo tienes resuelto ya que en ambas, además de vender, se puede comprar lo que otros usuarios han puesto a la venta. Ya no hace falta irse al Rastro de Madrid o al mercadillo de Portobello de Londres para encontrar auténticas joyas y ser original. Ahora lo tenemos todo a golpe de click; no todo son desventajas en la globalización.

 

 

 

Artículo
Nombre del artículo
Moda vintage: una oportunidad para el mercado de segunda mano
Descripción
El estilo vintage ha llegado para quedarse. Ello nos ofrece una gran oportunidad para la venta de segunda mano de todo tipo de objetos antiguos.
Autor

Dejar un commentario

Por favor introduce tu nombre. Por favor introduce un correo electrónico válido. Por favor agrega un comentario.