Organizar una boda con poco presupuesto

Ahorrar en tu boda y tener la celebración que quieres es posible.

Estamos en el inicio de la temporada “BBC” (Bodas, Bautizos y Comuniones), eventos que suelen dar más de un quebradero de cabeza y ser un gasto importante para nuestros bolsillos. Según los expertos, el coste medio de una boda en España ronda los 20.000€ lo que deja claro el esfuerzo económico que supone para los contrayentes. Pero debemos tener en cuenta que esta cifra se puede reducir considerablemente. Alrededor de estas celebraciones se ha montado toda una industria que maneja importantes beneficios; por lo tanto, una de las claves para reducir gastos será huir de todo lo que se venda como “pack novios”.

Antes de organizar nada, empieza por hacer un presupuesto teniendo en cuenta lo que puedes o quieres gastar. Usando la aplicación móvil Fintonic esta tarea se simplifica mucho. A partir de ahí planifica todo lo que conlleva la celebración y no te desvíes de tu objetivo tope de gastos. Si necesitas dinero para llegar a lo que quieres gastar hay una forma bastante sencilla de conseguirlo: aprovecha para hacer limpieza en casa y deshazte de todo lo que no usas. ¿Cuánta ropa sin estrenar, electrodomésticos con un par de usos, libros, joyas, material deportivo, etc guardas? Vendiéndolo en portales de segunda mano obtendrás un dinero extra que te vendrá muy bien para cubrir todos los gastos.

La segunda cosa a tener en cuenta es el tiempo: cuanto más te anticipes a organizarlo todo, mayor probabilidad tendrás de conseguir buenas ofertas y descuentos, sobre todo en el viaje, el fotógrafo o el banquete.

Y la tercera cosa importante que no hay que olvidar es que existen muchas cosas que puedes hacer tú mismo sin mucho esfuerzo, permitiéndote ahorrar. Como comentamos anteriormente, todas las empresas que están implicadas en lo que rodea a una boda aprovechan el tirón que tienen  estas celebraciones y el poco tiempo que suelen tener los novios ofreciéndoles packs especiales con un margen de beneficios elevado. Pero ahora tenemos internet y disponemos de un montón de información a golpe de click. En la red puedes encontrar un montón de tutoriales sobre cómo hacer tus propias invitaciones de boda, regalos para los invitados, centros de mesa, etc. No sólo será entretenido hacerlo (tus familiares y amigos pueden ayudarte), sino que después te sentirás orgulloso de haberlo hecho tú y será un recuerdo más en un día entrañable.

 

¿En qué gastos se puede ahorrar?

Los gastos más importantes de una boda son el banquete, el viaje de novios y los trajes. Es posible reducir estos gastos y todos los demás que rodean la celebración. Lo vemos en detalle:

 

El banquete:

Aquí contamos con cuatro elementos clave con los que podemos “jugar”: el número de invitados, el lugar de celebración, el menú y la fecha.

La mayoría de los banquetes de boda se celebran en hoteles, siendo una opción cara sobre todo si eliges temporada alta. Si no te queda más remedio que hacerlo en el salón de un hotel, huye de la temporada alta (final de primevera y verano). También es más barato celebrarlo un día que no sea sábado: viernes por la noche o domingo al mediodía. Si escoges el sábado, el precio disminuye si eliges comida en lugar de cena. Si tienes la posibilidad de celebrarlo en una casa de campo de algún familiar o amigo, el precio se reducirá muchísimo (no tendrás que pagar alquiler, sólo el catering), además de conseguir una celebración más íntima.

ahorrar banquete boda

Para el menú, no escojas “lo típico”, sé original y decántate por los productos de temporada: son más baratos y están más buenos. Considera también la opción de quitar un plato del menú: en muchas bodas se da un primero, dos segundos y el postre. ¿Por qué no dejarlo en aperitivo, primero, segundo y postre? Dos segundos es demasiado; casi nadie se come todos los platos enteros y eliminando uno de ellos reduces bastante el precio por plato. ¿Y a quién le gustan las “tartas de boda”? Son bonitas y vistosas, pero realmente no son las que más gustan. Escoge un postre o un pastel que no sea “de boda” que realmente te guste y también conseguirás ahorrar, además de tomar algo que a todos les satisfaga.

El número de invitados suele ser uno de los principales quebraderos de cabeza y fuente, no pocas veces, de discusiones. Simplifica e invita a quien realmente te apetece que esté ese día; no invites por compromiso. Para los que acuden a la boda, también supone un gasto (ropa, regalo, peluquería…) por lo que no les estás haciendo ningún favor invitándolos “por quedar bien”; piénsalo.

Tras el banquete os apetecerá bailar y divertiros: contratar un dj es más barato que un grupo o una orquesta. Habla previamente con él sobre tus gustos y deja aclarado, firmando un contrato si es necesario, el tiempo que te prestará el servicio.

 

Los novios:

El vestido de novia suele ser uno de los gastos importantes de la boda. Todas las novias quieren estar guapas ese día pero puede conseguirse sin gastarse un dineral. El vestido de novia es algo que usas una sola vez y luego guardas para no volver a ponértelo nunca más. ¿Por qué no alquilarlo, comprar uno de segunda mano o llevar uno prestado o heredado que adaptes a tu medida? Puedes acudir a los portales de anuncios o a tiendas que se han especializado en este sector, ya que cada día son más las que dejan atrás los prejuicios y se deciden por el alquiler o por comprar un vestido usado que están en perfecto estado. Entre las tiendas especializadas en alquiler podemos encontrar algunas como Innovias, Dream Novias o Webdalia. Esta última, además de vestidos de segunda mano, cuenta con prototipos de diseñadores que no fueron puestos en venta y que aquí se ofrecen con descuentos. En la mayoría de las que ofrecen el alquiler, el proceso es similar al de la compra de un vestido nuevo, ya que realizas las pruebas y te hacen los arreglos necesarios. Si aún así decides comprar, rentabiliza después el gasto poniendo en venta tu vestido. Con nuestro servicio, tu anuncio aparecerá publicado en 100 portales, consiguiendo llegar a un gran público y asegurándote la venta.

El novio no suele ser tan “fetichista” con su atuendo para ese día, por lo que la mejor opción es recurrir al alquiler del traje.

En cuanto a la peluquería y maquillaje de la novia, si tienes claro lo que quieres y no necesitas hacer pruebas, no digas que eres la novia. Simplemente pide que te peinen y maquillen como tienes pensado; de esta forma evitas el temido “pack novia” por el que te cobrarán más del doble. Y si eres mañosa maquillándote, hazlo tu misma.

Para el ramo lo mejor es escoger flores de temporada. Lo notarás en el precio.

 

Fotógrafo:

Escoge el pack básico. Piensa si realmente quieres vídeo; la mayoría de los novios lo hace y luego no vuelve a verlo más. Y en cuanto a las fotos, contrata al fotógrafo sólo para la ceremonia o para haceros las fotos en un lugar al aire libre. Prescinde de sus servicios durante el banquete y en su lugar pide a familiares y amigos que compartan sus fotos tras la ceremonia: estas imágenes suelen ser más divertidas y menos “posadas” y además ahorrarás. Existe una app llamada Wedding Party que te ayuda en esta tarea: con ella podrás recopilar las fotos de los invitados y podrás organizarlas. Otra opción, con la que además tus invitados se divertirán, es repartir por las mesas cámaras desechables.

 

Invitaciones, regalos y decoración:

En cuanto a las invitaciones, ¿por qué no hacerlas tu mismo? En internet puedes encontrar un montón de tutoriales e ideas. Basta con que escojas un papel bonito, una tipografía que te guste y las imprimas. También puedes incluso hacer un sello personalizado y, si tienes buena letra, escribirlas a mano. Te sentirás orgulloso de haberlas hecho y para tus invitados tendrán más valor que las invitaciones “impersonales” que se hacen por encargo.

Invitaciones de boda diy

Y lo mismo ocurre con los regalos. Casi nadie los conserva; suelen acabar tirándose o guardándose en un cajón. La mejor opción es regalar unos bombones, frutos secos, unas galletas decoradas o unos cupcakes y que crees tú mismo el envoltorio. En pinterest encontrarás un montón de ideas.

regalos de boda diy

Para la decoración de las mesas opta por flores de temporada. Una opción más económica es sustituir las flores por centros de mesa creados con velas, frutas, ramas de cereales, etc. Si los creas tu mismo, el ahorro es aún mayor. De nuevo, pinterest es un gran aliado para buscar inspitación.

 

Viaje de novios:

Por fin, tras meses de preparativos y la ceremonia llegan unos días para descansar y disfrutar. Pero para que vuestro bolsillo no se resienta demasiado, planead el viaje con tiempo y sobre todo comparad. Gracias a internet no tendréis que ir visitando todas y cada una de las agencias de viaje. Y de nuevo, huid del “pack novios”; simplemente reservad el viaje al destino y durante el tiempo que queréis.

En cuanto al destino, a veces nos dejamos llevar por lo típico (Caribe, Riviera Maya) o lo que está de moda (Tailandia, Bali, Seychelles…), pero puede haber otras opciones igualmente interesantes y más económicas que no se nos hayan ocurrido, como Malta, Túnez, Croacia o Jordania. Es cuestión de investigar y buscar con tiempo.

 

En resumen, las claves para ahorrar en una boda son planearla con tiempo, fijar un presupuesto, evitar los “packs novios” y encargarnos nosotros mismos de algunos detalles. Y para evitar disgustos, procura fijar las condiciones por escrito con todos los servicios que contrates. Así podrás también reclamar en caso necesario.

 

 

 

 

Artículo
Nombre del artículo
Organizar una boda con poco presupuesto
Descripción
Ahorrar en tu boda y tener la celebración que quieres es posible: planéala con tiempo, fija un presupuesto, encárgate tú de algunos detalles y evita los "pack novios".
Autor

4 Comentarios de Respuesta

Dejar un commentario

Por favor introduce tu nombre. Por favor introduce un correo electrónico válido. Por favor agrega un comentario.